22/04/2010

Educar para la subversión

¿Tienen la escuela y la universidad que servir a la sociedad? En la definición de servir está implícita la idea de una sujeción intrumental: sirve el siervo, sirve el soldado, sirve la herramienta. Pero la herramienta, el soldado y el siervo no reflexionan, no se vuelven sobre sí, no interrogan ni ponen en cuestión. Hacen lo que alguien, por el motivo que sea, disponen que haga.

Tal vez la escuela y la universidad acaso no deben servir a la sociedad, sino que son parte constitutiva de la sociedad. O al menos, de una forma de pensar una sociedad posible.

Habitualmente en los medios masivos de comunicación, pleno de analistas especializados (¿en qué? ¿en la lógica del servilismo?) se presentan mimetizadas las nociones de sociedad y mercado. Claramente, una concepción instrumental de la educación pondrá énfasis en su performance, en su rendimiento, en su dimensión utilitaria. El alumno (es decir, el que carece de luz) preparado para resolver problemas es diametralmente opuesto al estudiante preparado para crear problemas. Porque el primero se conduce como una aplicación en un sistema operativo y el segundo hace preguntas incómodas, pone en cuestión los principios del sistema, complejiza, mira las cosas desde otro lado. En otras palabras, y perdón por el léxico, jode, como buen intelectual.

No hay acción intelectual que se pueda realizar acompañando la lógica dominante, sin poner en crisis o molestar el status quo. El estudiante crítico es el estudiante molesto, que perturba el orden y que no se resigna a lo que el mercado quiere que solucione. Para este estudiante es interesante trabajar como docente. Para el estudiante como sujeto social vivo, crítico, activo. Antes que para el competente y el entrenado, para el subversivo. No para el que para el que abstrae principios de casos pasados y los proyecta hacia la solución de un problema dado, sino para aquel que en diálogo con una actualidad que se le quiere imponer, decide subvertirla.

Todos reconocemos que hace falta un cambio. Pero ¿hay acaso posibilidad de pensar en una transformación auténtica que no tenga su origen en una conmoción del orden establecido?

11/04/2010

Por la tipografía

Por una tipografía real.

Por una tipografía preocupada por los miles de problemas de la tipografía en su encuentro con la realidad y no con el microdetalle de la enciclopedia de la tipografía.

Por una tipografía que se afirme en la naturaleza de su existencia antinatural.

Por una tipografía que pueda dar cuenta de las letras de los oficios, de las palabras de los habitantes de un barrio, de las frases del político y de los discursos de los líderes.

Por una tipografía contradiscursiva.

Por una tipografía que pueda encontrar su crecimiento, evolución y desarrollo en diálogo con la deriva de sus condiciones de producción.

Por una tipografía con olor y sudor. Por una tipografía que camine el barro de las calles, que entre en las casas y se sirva en las mesas. Por una tipografía con humores.

Por una tipografía de lenguas vivas.

Por una tipografía que piense desde la independencia de la tipografía.

Por una tipografía libre.

08/04/2010

El espíritu del tiempo, sabor naranja

¡¡¡Ya no se puede vivir viejo!!! Le cambiaron el sabor a la gaseosa Córdoba Naranja, 2,5 litros a $3, ahora con más gusto a Redoxon. El tinto con cubitos ahora me queda mal. ¡No me toquen el zeitgeist!
Decí que al menos me queda mi suscripción al Twitter de Pablito Lescano, si no, pintaba el bajón.

06/04/2010

Del Sr. Decano

FADU / Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo
Decanato
Buenos Aires, 6 de abril de 2010

MENSAJE A LA COMUNIDAD DE LA FADU

Para comenzar, ninguna noticia mejor que haber dado inicio a las tareas académicas e institucionales del Ciclo Lectivo 2010 de la FADU. Cruzamos congratulaciones entre docentes y alumnos, con la generosa y responsable colaboración de los no docentes de la casa.

Tarea no menor cuando un abultado déficit presupuestario, muy superior a lo que se nos había informado, estaba esperando y reclamaba de todos nosotros una ineludible atención. Al respecto, y entre otras medidas, hemos solicitado una auditoria integral a la UBA, con el fin de detectar posibles irregularidades, corregir prácticas poco claras y deslindar responsabilidades.

Frente a las sistemáticas postergaciones de los derechos laborales de docentes y no docentes de la FADU, hemos solicitado a la Secretaría de Hacienda de la UBA hacer una previsión presupuestaria para el resto del año 2010 de una estructura de gestión político-institucional que contemple los cargos de Decano, Vicedecano, cinco secretarías y cinco subsecretarías, y así poder destinar los correspondientes ahorros al financiamiento exclusivo de designaciones vinculadas a la enseñanza de grado en las distintas carreras de la FADU.

Esto constituye un primer paso para comenzar a saldar la deuda con todos aquellos docentes que trabajaron y que no han podido percibir sus salarios como producto del déficit generado principalmente por el gasto de un sobredimensionado plantel de funcionarios políticos.

En otro orden de cosas, estamos llevando adelante reuniones con los profesores y profesoras de las distintas carreras a los efectos de intercambiar ideas sobre el estado actual de las respectivas disciplinas y una proyección futura en el marco de una política académica e institucional sustentable.

También, a instancias del señor Rector Prof. Rubén Hallú, nos hemos reunido en su despacho los consejeros electos de Reforma, Acuerdo FADU 2010, Encuentro, Coalición Universitaria y Proyecto FADU, con el objeto de abrir un espacio de diálogo y negociación que le de al próximo gobierno de la Facultad la fortaleza y legitimidad necesarias.

En ese sentido y en consonancia con lo solicitado por el Sr. Rector, he decidido convocar a sesión especial del Consejo Directivo para designar Decano y Vicedecano el jueves 15 de abril de 2010 a las 10:00 hs., garantizando, de esta manera, un tiempo prudencial para que el diálogo y los acuerdos sean posibles.

Prof. Arq. Esteban G. Urdampilleta

Consejero Directivo a cargo del Decanato FADU-UBA