11/10/2009

Mis días como diseñador

Hola colegas. Por estos días estoy con muchos proyectos.



En lo que hace a lo académico, he regresado hace poco de Misiones, donde dicté un posgrado en sistemas de identidad en la UNaM. Aquí hay un afiche (o algo así) de difusión del evento. Luego seguimos con la carrera de posgrado de tipografía en la FADU UBA, donde actualmente estoy dictando el taller de tesis. Ya vamos por la clase 49 en la carrera, todo un record, y las cosas marchan más que bien. Paralelamente, sigo con mis cátedras de Diseño I y II en UCES, espacios en los que me acompaña un gran equipo docente. Ya no sigo con mis clases en UFLO, pero la Universidad de Lanús (UNLa) me tiene este cuatrimestre a cargo de tres materias: Espacio Tipográfico III, Teoría del Diseño I y II. De hecho, hace una semana ofrecí dos conferencias sobre diseño, percepción y proyecto en el marco de un ciclo denominado Expocarreras y Feria del Libro (en el espacio Talleres, junto a Abremate, el centro interactivo de ciencia y tecnología de la UNLa). En un par de semanas nos estaremos presentando, en una actividad lateralmente académica pero que será por demás interesante en el congreso internacional de publicidad y diseño Crecer ´09. Por supuesto, sigo disfrutando de la felicidad de tener mi nuevo libro en circulación gratuita, Dictadura del Diseño.



Más allá de todas estas cuestiones, uno es diseñador gráfico ante todo y los proyectos del estudio tienen su lugar en mi corazón y mi agenda. Uno de los trabajos más divertidos que me tocó en los últimos tiempos fue la adaptación para el mercado local del disco de un italiano loco llamado Peppe Voltarelli, junto a un material para la difusión de un recital que ofrecerá dentro de poco junto a Kevin Johansen. Les dejo un vídeo de este buen hombre en el post. Pero como los amigos de Los Años Luz Discos (Nani y Javier) están muy inquietos, estamos cocinando varios discos más: una ópera tango de Axel Krygier y un nuevo disco de Lucas Martí, del cual pueden ver un vídeo rafeado de su cover "Por las calles de Liniers", de la banda y mito metalero por excelencia Hermética. Los metaleros (como mi querido hermanito Alejandro) lo van a odiar, pero a mi me divierte en grande. Hoy estaba pensando que para un intelectual con gustos musicales rústicos como los míos, laburar con un sello independiente es lo mejor que me puede pasar. Por ejemplo, gracias Nani ayer conocí a AudioUnion.