08/10/2008

Road movie

La amplitud de mis últimos viajes me ha permitido, en horas y horas de micros, reflexionar sobre una cuestión que hoy es cotidiana. El corte de caminos como medida de protesta. ¿Existe un signo más evidente del desamparo, del no-ser-escuchado, que el de aquel que está en una ruta de a pie enfrentado a los vehículos que por ella transitan? Condena al que está circulando a su misma situación de no-diálogo. Es una movilización que se traduce en inmovilización. Y por lo que hemos visto en los últimos años, terminan no conduciendo a nada productivo. Es una conducta inconducente, para usar una palabra que le gusta a un colega. El interruptus no es generativo.