05/09/2008

Etnicity

OK, está el famoso temita de la noche y las compañías. Mis colegas de la tanguería no son precisamente geeks de la city. Sino más bien un catálogo étnico que se hace respetar / temer solamente con la mirada. Me acerco a estos compañeritos por las noches para compensar la fritura racional del día. De otra manera, tendría poco material sobre qué escribir.

A la noche todo es más peligroso, pero predeciblemente peligroso. El día es el espacio de la conspiración, la noche el espacio del ataque. Uno no puede desvanecerse con elegancia a plena luz. Ese desvanecimiento, ese perderse es imprescindible para amasar textos que puedan separar el barro de la forma. Apenas durante un tiempo, claro. Si la noche manda, uno mismo se vuelve basura.