03/07/2008

No traslade el error a sus hijos

Ya nos tienen acostumbrados a los errores escolares. Extraño la educación victoriana de R. Kipling, que permitía pequeños castigos físicos para con los alumnos. Con esa educación severa, monstruosidades como las del alumno que manoseó a la profesora hace unos días no hubieran sucedido.
OK, se me objetará que esa educación produjo a algunos de los carniceros más importantes de siglo veinte. ¡Pero al menos eran carniceros con elegancia y buenos modos! Las formas son importantes.
Y si no, miren al pobre KungFu Panda. En todos los medios lo están llamando "el osito". ¡Cualquier escolar sabe que los pandas no son osos! ¿Qué son entonces? ¡Pandas, por supuesto! Los pandas no son osos. Si su hijo/a está en la edad de los por qué e insite con una respuesta, usted puede explicarle que los pandas son auliroponinos. Los únicos representantes que quedan en el mundo. Y que hay muchos otros animales que vulgarmente se conoce como "osos" u "ositos" pero que en realidad no tienen nada que ver con un oso. Los osos hormigueros no son osos, los perezosos no son osos, los koalas no son osos, los pandas no son osos.
Es un principio básico de la naturaleza: las cosas no siempre son lo que parecen.