29/01/2007

Productividad textual


En estos días estoy particularmente prolífico en lo referente a producción textual. Promiscuidad con los temas, tal vez. A veces funciono mejor bajo demanda, en este caso de una agrupación de la que formo parte. Aquí compartimos algunas sugerencias para la construcción de un afiche.

• La interrelación texto verbal - texto visual es una forma de anclar el sentido. Ante las múltiples posibilidades interpretativas, el texto verbal es fuertemente propositivo de una lectura, evidente o larvada de la imagen. Pero el texto verbal no subtitula, no describe, no relata ni explica lo que sucede en la imagen.
•El texto verbal cuya lectura no es imprescindible para la comprensión de la propuesta puede considerarse como texto de relevo: aporta información que no puede leerse en la imagen y como tal su jerarquía visual es de orden secundario.
• El tiempo de lectura reclamado al destinatario es muy reducido.
• El destinatario se puede construir a partir de un indicio visual que refiera la temática: la intención no es sólo producir una ruptura visual, sino detener las miradas de aquellos sujetos con quienes queremos establecer un contacto.
• El afiche reclama una construcción discursiva sintética, que puede ponerse en escena a través de un manejo austero de los elementos. Esto no debe entenderse como regla sino como una posible recurso para la planificación estrategica. Síntesis formal no es sinónimo de síntesis conceptual.
• Si el afiche no es solidario y amable con su destinatario puede volverse críptico. Si el afiche es críptico, se vuelve invisible.
• El afiche, en tanto afiche, busca movilizar a su destinatario. No persigue simplemente el conocimiento de una información, sino la realización de un saber en una acción. Esa intención debe ser inequívoca para el autor de la pieza gráfica. La pregunta no es "¿qué quiero decir?" sino "¿que acción quiero lograr a partir de esto que digo?".
• Recursos a tener en cuenta para jerarquizar la propuesta: estructura, márgenes, diseño del espacio en blanco, ritmo, contraste, negociación de tensiones en el plano.

25/01/2007

El diseño gráfico como agente de control social

1. ¿Qué es el control social?
Se llama control social a las acciones orientadas a la prevención de conductas consideradas desviadas en una sociedad; la denominación también incluye a los intentos por reencaminar esas conductas desviadas hacia lo socialmente aceptable y la minimización de los efectos de esas desviaciones.

2. ¿Cómo opera el control social?
El desvío es en relación a las normas socialmente establecidas. El objeto de esa norma es la identidad. Controlar una identidad significa operar restrictivamente en cuanto a las posibilidades y potencialidades de cambio de esa identidad. Evitar la diferencia por ejemplo, a través de restricciones, condena o castigo de sus manifestaciones.

3. ¿Qué es un agente de control social?
Todos somos agentes de control social. Nuestras acciones o inacciones tendientes a evitar o reducir desvíos participan, reproducen y legitiman la estructura de control. La familia, la escuela, la policía, el gobierno, las empresas, los hospitales y las universidades, por citar algunos ejemplos con distintos niveles de formalidad, son efectivos agentes de control social.

4. ¿Cómo participa el diseño gráfico como agente de control?
Reproduciendo a través de sus acciones los modelos de identidad socialmente aceptables. Señalando y ridiculizando los desvíos. Poniendo en circulación información tendiente a la consecución de la homogeneidad social y neutralizando, criticando o degradando la diferencia. Legitimando simbólicamente a otros agentes de control (organizaciones, instituciones, conductas). Promoviendo la formalización de acciones informales de control social. Interviniendo en la construcción de la imagen del desvío.

24/01/2007

What I'm thinking in...

Viendo los comandos de los juegos, pienso si no puede ser de utilidad para un DJ un widget de esta forma. Los círculos funcionan como las bandejas, son sensibles al tacto (como el controlador de un iPod). Los tracks están contenidos en formato digital dentro del objeto, en una tarjeta de memoria removible. Botones para distintas funciones en la parte superior e inferior y conexión wireless para eventualmente tener una interfase visual y relacionarse con lo que se está haciendo con los deditos a través de una pantalla. No sería extraño que este bibelot ya exista e incluso haya pasado de moda.

21/01/2007

Pesquisa

A los autores de ForoAlfa nos llegó una encuesta de Joan Costa. Los textos del mencionado me resultan en general difíciles de digerir, por algunos lugares comunes en los que su ideología lo hace caer o bien por cierto contrabando terminológico que no puedo perdonarle. Quiero decir: conceptos teóricos de las ciencias de la comunicación que son tomados sin un entendimiento profundo de sus complejidades e implicancias. Dejando de lado este tema (que no es menor), comparto algunas de mis respuestas. En general, no pude contestar nada de lo que me fue preguntado en los términos en los que se estructuró la pregunta. Con lo cual, lo respondido es imposible de tabular. Estimo de todas formas que carece de todo valor estadístico, por eso lo publico.

**

Encuesta
Así que, para concretar, aquí van las preguntas que te invito a responder:

1.
¿Son los productos de diseño industrial (los objetos) un bien o un servicio al público? ¿En qué casos concretos lo son, o no?
Para usar una terminología algo vetusta, en un aspecto los productos de diseño industrial son mercancía. Hablo aquí del producto y no del objeto, porque la palabra "objeto" parece agotarse en la cosa y no en la relación que se entabla con ella (o bien, la relación que nos propone). Pero no podemos pensar solamente en ese aspecto: lo que produce el diseño industrial es coincidente con lo que producen los diseños, en una definición amplia: objetos de sentido.

2.
¿Son los productos de diseño gráfico (los mensajes) un bien o un servicio al público? ¿En qué casos concretos lo son, o no?
El producto del diseño gráfico no es el mensaje, porque no somos máquinas hablantes. En todo caso, siguiendo una mirada dialógica, es el enunciado (un producto real y concreto, algo dicho por alguien en un momento determinado). Podemos pensar en enunciados visuales, o bien en "propuestas de lectura". Una propuesta de lectura es eso: una propuesta, y no algo cerrado, determinado ni determinable.

3.
Si los productos de uso y los servicios (transporte, salud, banca, etc.) se adquieren por la utilidad o el valor de ellos mismos, ¿son los productos del diseño gráfico un bien o un valor en este mismo sentido? ¿En qué casos? ¿Por qué?
¿Podemos considerar a una propuesta de lectura como un objeto? No lo creo posible, así como tampoco reducir la adquisición de un servicio a su dimensión utilitaria. Es pecar de instrumentalismo (y no hay nada menos instrumental que la comunicación visual). En todo caso, la materia a estudiar es la interrelación entre productor, enunciado visual y lectores. Un acto antes que un objeto, un acontecimiento antes que una cosa. Harina de otro costal es pensar en las implicancias que los efectos efectuados del diseño gráfico tienen en la sociedad.

4.
Si hay productos industriales no duraderos (inferiores a 6 meses), semiduraderos (entre 6 meses y 3 años) y duraderos (más de 3 años), ¿pueden aplicarse estos parámetros a los productos gráficos? ¿Cuáles de éstos son no duraderos? Ejemplos. ¿Cuáles semiduraderos? Ejemplos. ¿Cuáles duraderos? Ejemplos.
Guy Gauthier tiene una definición interesante sobre el problema de hablar con imágenes: acción diferida (nunca inmediata, sino prolongada y cambiante a lo largo del tiempo) y rendimiento incierto (no mecánico ni predecible, no "diseñable", siguiendo la línea argumental de Leonor Arfuch). ¿Podemos pensar antes que en casilleros o coordenadas taxonómicas estrictas (6 meses, 1 año...) en curvas de rendimiento? A modo de ejemplo: un diseño de identidad visual institucional debe perseguir una curva más prolongada que el del packaging de un teléfono celular, la marca de una publicación editorial tiene un ciclo de vida distinto al de la retícula de esa misma publicación, y sería esperable que una fuente tipográfica corporativa display sobreviva más tiempo que el de una acción de marketing directo para posicionar un nuevo servicio de una línea aérea.

5.
Si entre los productos industriales los hay de primera necesidad (ropa, calzado, cobijo) y de no esenciales (adorno, lujo), ¿podemos decir lo mismo del diseño gráfico? ¿Esenciales en diseño gráfico? Ejemplos. ¿Inesenciales en diseño gráfico? Ejemplos.
El diseño gráfico trabaja con la significación y el sentido. Significado y sentido son términos contrarios a toda idea de esencia. No hay esencia ni médula en los signos, sólo interrelaciones. ¿Qué pirámide estamos usando para clasificar que es necesario y qué es prescindible? Es imperativo que escapemos a la seducción de las "necesidades naturales", y en su lugar iniciemos el debate pensando en lo "necesario"como sinónimo de lo "socialmente necesario". Según una idea inicial, podríamos pensar que alimentarse es una necesidad básica animal que satifacemos comiendo. Pero la psicología, que es una ciencia bastante molesta, nos dice otra cosa: en tanto somos humanos no podemos escapar a la significación. No comemos para alimentarnos, porque lo que comemos no es la comida, sino el signo de la comida. Comemos signos. Entonces: ¿qué signos son de primera necesidad y cuáles no? Reformulando la pregunta de esta forma es que podemos situar en planos análogos a la libertad, al ornato, al aire y a la indumentaria.

6.
Si existen productos industriales de amplio consumo (funcional o puramente decorativos) y otros de prestigio, ¿sucede lo mismo en productos de diseño gráfico? ¿Amplio consumo en diseño gráfico? Ejemplos. ¿De prestigio en diseño gráfico? Ejemplos.
Todo objeto tiene una dimensión simbólica que supera a su dimensión funcional, y que en ocasiones se convierte en símbolo de ella. Esta demasía de sentido es inevitable. Una idea extendida nos indica que los relojes suizos son extremadamente precisos; esa idea de precisión preña al signo "Suiza". El marketing trabaja desde hace tiempo con la espectacularización del uso, con la pornografía de la relación costo-beneficio, su muestreo obsceno.
Otro ejemplo de esta demasía. Una encuesta busca respuestas con valor estadístico, pero al mismo tiempo funciona como símbolo de búsqueda. La encuesta de Joan Costa no es sólo una encuesta. En este momento es su signo. El micrófono del conferenciante, el martillo del carpintero, la silla del CEO de una empresa multinacional y la de su secretaria, la marca de un producto lácteo y su envase: ¿donde termina la función de estos objetos? ¿Legitimar no es una función? Si lo es: ¿qué resulta de primer orden y qué secundario para acompañar la idea de legitimidad?

Para no sobreabundar ni aburrir más termino aquí por el momento. Entiendo que las siguientes respuestas pueden desprenderse de mis respuestas anteriores. Pero como la comunicación en general tiene poco que ver con lo que uno se imagina, esto bien puede no ser así.

DG Carlos Carpintero
www.remadg.com.ar

16/01/2007

I'm back

Luego de un receso por vacaciones en San Martín de los Andes (recomendable lugar) estamos de regreso. En la imagen, cierta mezcla de duda y satisfacción que el vuelo en avión y la cercanía con el extraño aire de la naturaleza transmitió a Sofía.

04/01/2007

Purple marketing



Los guionistas del marketing prescindible, empeñados en permanentes reinvenciones de la pólvora, no hacen más que poner etiquetas nuevas en frascos viejos. "Marketing de la experiencia". ¿Cuando es que el marketing descubrió que la relación de los usuarios con las cosas (para no decir de los consumidores con lo que consumen) deja algo más que un residuo significante, que puede tener alguna importancia? Ahora bien... llamar a ese sedimento "experiencia" y tratar de encausarlo a través de una legislación para la gestión-de-lo-que-sea es una insolencia. Ciertamente tenemos experiencias (y a lgo más que ello). Todo marketing estratégico es en un sentido marketing de la experiencia (o no es marketing).
Otra genialidad: los nuevos vestidos de la diferenciación. "La vaca púrpura". La idea es esta: si voy por la campiña francesa y entre muchas vacas marrones veo una púrpura, esta llamará mi atención. ¡Brillante! Y mucho más si la vaca se acerca al carro y me dice el tema es que me falló la tintura, no volveré a comprar esta marca porque me dejó una experiencia insatisfactoria.

03/01/2007

Design-has-not-been-done

Lo que necesita el Diseño Gráfico para mejorar el rendimiento de sus acciones.

  • No mentirse. Los diseñadores no estamos para ordenar el mundo. El mundo no quiere que lo ordenen y, aunque lo quisiera, la idea de UN orden es profundamente autoritaria. Si lo pensamos un poco más, la misma idea de UN mundo también es atroz.
  • No mentir pensando que decimos la verdad. No hay diseñador que pueda asegurar resultados en tanto nuestro obrar nunca produce resultados inmediatos ni certeros.
  • Mentir avisando que mentimos. O lo que es lo mismo, explicarle al cliente que estamos elaborando una propuesta y no un "diseño de comunicación".
  • Pedir ayuda para reflexionar sobre lo anterior a las ciencias que trabajan con la teoría de la comunicación y la visualidad. No somos autosuficientes. Pensarnos como diseñadores no es lo mismo que pensar el Diseño. Pensar el Diseño es fundamentalmente pensar las derivaciones, consecuencias, incidencias y articulaciones de nuestro hacer. Esa es la verdadera definición de interdisciplina: construir un objeto de estudio que no pertenece estrictamente a ninguna ciencia. En la construcción del objeto de estudio "Diseño Gráfico" (tarea que aun no se ha realizado) está nuestra evolución. No hay algo en la calle llamado DG esperando a que venga un gurú y lo lea. "Diseño Gráfico" no es lo mismo que "fenómenos donde el Diseño Gráfico se manifiesta" ni "efectos del Diseño".

02/01/2007

It's oh-so-ugly

No debería postear las imágenes aquí por una cuestión de buen gusto. Pero alguien debe decirlo. Qué feas (sí, FEAS) son las campañas de actitudBuenosAires ("a+BA").

Ya soportamos varios muñequillos pseudoseñaléticos haciendo boludeces. En ocasiones hay fondos negros (¿o azules?), pero otras mandan los colores estridentes y las fotejas posterizadas.

Y hay un "2007" gigante envuelto y con moño, que es un atentado. Buenos Aires, ciudad del subdiseño.