12/12/2007

"Sistemas de Identidad", venta online

Para los lectores que no viven cerca de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ya pueden adquirir ejemplares del libro "Sistemas de Identidad, sobre marcas y otros artificios" a través de la Boutique del Libro (clic aquí). El dato me lo pasó un alumno (gracias, Maxi). El valor para Argentina es de $38, para el exterior de US$12, más gastos de envío. Clic aquí. ¡Que lo disfruten! Y cuenten qué les pareció.
El colega pablo Cosgaya me hizo esta devolución hoy a través del foro de T-Convoca:

Acabo de leer «Sistemas de Identidad», el libro de Carlos Carpintero (Editorial Argonauta, Biblioteca de Diseño, Buenos Aires, octubre de 2007). Trataré de contarles lo que su lectura me produjo. Si no lo logro, se debe más a mis defectos que a los del libro de Carlos.
El primer capítulo es una explicación sencilla de temas que según quien lea pueden resultar más o menos complejos: lingüística, teoría de la Gestalt, semiótica. Un marco teórico en base a desarrollos densos (Shannon, Jakobson, Wertheimer, Saussure y otros muchachos) iluminado con ejemplos clarificadores.
Los dos capítulos siguientes son aplicaciones de esos paquetes ideológicos a nuestra actividad (el diseño gráfico) y proposiciones argumentadas que invitan a reflexionar. Dos ejemplos: «El diseño gráfico es el arte de construir ficciones sistemáticas con imágenes y tipografía» (cap. 2, p. 49). «La transmisión efectiva de mensajes es a la comunicación lo que la reproducción es a a la sexualidad. Tiene una lejana, ocasional, contingente y prescindible relación con ella.» (cap. 2, p. 49). (No es chiste... Es para leerlo más de una vez).
Analiza el rol de la tipografía en la comunicación. Propone, más allá de lo estrictamente fisiológico, revisar el concepto de «legibilidad» a la luz de los géneros discursivos: es decir, prestando atención a condicionantes temáticos, estilísticos y productivos.
Los últimos dos capítulos («Construir identidad» e «Identidad en la ciudad») lo dedica al análisis de distintas formas de «hacer cosas con imágenes», pasando revista a ejemplos propios y ajenos.
Un trabajo saludable y necesario, útil y amable. Espero que se agote, porque el autor se lo merece. Y que haya debate, rebote y retroalimentación, que nos vendría bien a todos.

Saludos, Pablo Cosgaya