01/12/2007

Carta abierta a Omar Chabán

Te quieren muerto, pero ya estás muerto. Te quieren ver sufrir antes de morir porque tenés indicios de vida, pero creo que realmente no saliste vivo del horno. Estás en el montón, igualado en asfixia y humo con los pibes. La democracia de la muerte los empareja. Tenés pulso y la lengua se te mueve, pero nadie te va a escuchar. Estás ahogado. Dejate llevar por la deriva. Se te acabó el aire en Cromagnon. Ya no te queda luz ni sonido. Le pudo pasar a muchos, pero te pasó a vos. A vos, Omar. Estabas a la cabeza. Suerte negra. Los pibes sabían, vos sabías. Ahora te espera la cruz con la cabeza para abajo. Entregales tus despojos a los familiares. El que no tiene nada no puede perder nada. Obsequiales tu silencio a los padres para honrar a los pibes. Guardá silencio, Omar. Los muertos no deben hablar. Con los años podrás tomar la pluma y encontrarás en el arte la forma de ponerle palabras a esto. Ahora fundite a blanco. Pedile al juez mil años de prisión.