03/10/2007

Fuentealba

Mañana habrá una medida de fuerza en la universidad a causa de la muerte de Fuentealba. No me parece lógico no dar clases para honrar la memoria de un colega docente asesinado por "un extraviado de las Fuerzas extraviadas" al servicio del poder político. Pero creo necesario, y lo hago público por este medio, repudiar la candidatura del 100% responsable último de la muerte del maestro. Sobisch, mientras el docente agonizaba, reconoció que él fue quien ordenó la represión. Acaso como una señal de lo que haría con los piqueteros a nivel nacional si lograba ser presidente. Quedó patéticamente claro.
Al respecto, comparto una tapa de la corrosiva revista Barcelona.