30/05/2007

Emergencia presupuestaria

La Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires está en emergencia presupuestaria. Al borde del colapso. Aunque el 95% del presupuesto que recibe la facultad se destina al pago de salarios (lo cual a todas luces señala lo magro que es) ya ni eso pueden pagar. A modo de ejemplo, este año se realizó el clásico Curso de Verano, donde los estudiantes pueden adelantar materias de su cursada en forma intensiva de enero a marzo. La facultad todavía no pudo pagarlo. Y a los ya reducidos cargos docentes, con rentas inferiores a la tarea realizada y teniendo en cuenta que la mitad de los docentes están ad honorem, se les ha aplicado una nueva racionalización (que de racional no tiene nada). Todas las cátedras han perdido designaciones de docentes. Menos docentes para más alumnos. Aulas que se inundan, sin bancos ni mesas. Ascensores fuera de servicio. Meses de calor metafísico. Biblioteca saqueada. Interminables colas en las paradas de los colectivos que te lleven fuera de Ciudad Universitaria, donde miles de estudiantes esperan su transporte a la intemperie. Crisis sanitaria y mantenimiento edilicio igual a cero. Podría seguir así durante horas, pero lo más triste de todo esto es que a muchos de los directamente perjudicados (alumnos de clase media baja) esta situación les resulta ajena. No quieren saber nada de crisis, ni de colapso, ni de planes de lucha, ni de reclamo a través de acciones concretas. No quieren que los jodan con quilombos. Solo quieren seguir aprobando materias como si nada sucediera, cual habitante de un campus en el protoprimermundo. Mientras tanto, recrean la mirada con los aviones que pasan cerquita y aterrizan en el vecino aeroparque. FADU 2007. Está todo bien.