21/01/2007

Pesquisa

A los autores de ForoAlfa nos llegó una encuesta de Joan Costa. Los textos del mencionado me resultan en general difíciles de digerir, por algunos lugares comunes en los que su ideología lo hace caer o bien por cierto contrabando terminológico que no puedo perdonarle. Quiero decir: conceptos teóricos de las ciencias de la comunicación que son tomados sin un entendimiento profundo de sus complejidades e implicancias. Dejando de lado este tema (que no es menor), comparto algunas de mis respuestas. En general, no pude contestar nada de lo que me fue preguntado en los términos en los que se estructuró la pregunta. Con lo cual, lo respondido es imposible de tabular. Estimo de todas formas que carece de todo valor estadístico, por eso lo publico.

**

Encuesta
Así que, para concretar, aquí van las preguntas que te invito a responder:

1.
¿Son los productos de diseño industrial (los objetos) un bien o un servicio al público? ¿En qué casos concretos lo son, o no?
Para usar una terminología algo vetusta, en un aspecto los productos de diseño industrial son mercancía. Hablo aquí del producto y no del objeto, porque la palabra "objeto" parece agotarse en la cosa y no en la relación que se entabla con ella (o bien, la relación que nos propone). Pero no podemos pensar solamente en ese aspecto: lo que produce el diseño industrial es coincidente con lo que producen los diseños, en una definición amplia: objetos de sentido.

2.
¿Son los productos de diseño gráfico (los mensajes) un bien o un servicio al público? ¿En qué casos concretos lo son, o no?
El producto del diseño gráfico no es el mensaje, porque no somos máquinas hablantes. En todo caso, siguiendo una mirada dialógica, es el enunciado (un producto real y concreto, algo dicho por alguien en un momento determinado). Podemos pensar en enunciados visuales, o bien en "propuestas de lectura". Una propuesta de lectura es eso: una propuesta, y no algo cerrado, determinado ni determinable.

3.
Si los productos de uso y los servicios (transporte, salud, banca, etc.) se adquieren por la utilidad o el valor de ellos mismos, ¿son los productos del diseño gráfico un bien o un valor en este mismo sentido? ¿En qué casos? ¿Por qué?
¿Podemos considerar a una propuesta de lectura como un objeto? No lo creo posible, así como tampoco reducir la adquisición de un servicio a su dimensión utilitaria. Es pecar de instrumentalismo (y no hay nada menos instrumental que la comunicación visual). En todo caso, la materia a estudiar es la interrelación entre productor, enunciado visual y lectores. Un acto antes que un objeto, un acontecimiento antes que una cosa. Harina de otro costal es pensar en las implicancias que los efectos efectuados del diseño gráfico tienen en la sociedad.

4.
Si hay productos industriales no duraderos (inferiores a 6 meses), semiduraderos (entre 6 meses y 3 años) y duraderos (más de 3 años), ¿pueden aplicarse estos parámetros a los productos gráficos? ¿Cuáles de éstos son no duraderos? Ejemplos. ¿Cuáles semiduraderos? Ejemplos. ¿Cuáles duraderos? Ejemplos.
Guy Gauthier tiene una definición interesante sobre el problema de hablar con imágenes: acción diferida (nunca inmediata, sino prolongada y cambiante a lo largo del tiempo) y rendimiento incierto (no mecánico ni predecible, no "diseñable", siguiendo la línea argumental de Leonor Arfuch). ¿Podemos pensar antes que en casilleros o coordenadas taxonómicas estrictas (6 meses, 1 año...) en curvas de rendimiento? A modo de ejemplo: un diseño de identidad visual institucional debe perseguir una curva más prolongada que el del packaging de un teléfono celular, la marca de una publicación editorial tiene un ciclo de vida distinto al de la retícula de esa misma publicación, y sería esperable que una fuente tipográfica corporativa display sobreviva más tiempo que el de una acción de marketing directo para posicionar un nuevo servicio de una línea aérea.

5.
Si entre los productos industriales los hay de primera necesidad (ropa, calzado, cobijo) y de no esenciales (adorno, lujo), ¿podemos decir lo mismo del diseño gráfico? ¿Esenciales en diseño gráfico? Ejemplos. ¿Inesenciales en diseño gráfico? Ejemplos.
El diseño gráfico trabaja con la significación y el sentido. Significado y sentido son términos contrarios a toda idea de esencia. No hay esencia ni médula en los signos, sólo interrelaciones. ¿Qué pirámide estamos usando para clasificar que es necesario y qué es prescindible? Es imperativo que escapemos a la seducción de las "necesidades naturales", y en su lugar iniciemos el debate pensando en lo "necesario"como sinónimo de lo "socialmente necesario". Según una idea inicial, podríamos pensar que alimentarse es una necesidad básica animal que satifacemos comiendo. Pero la psicología, que es una ciencia bastante molesta, nos dice otra cosa: en tanto somos humanos no podemos escapar a la significación. No comemos para alimentarnos, porque lo que comemos no es la comida, sino el signo de la comida. Comemos signos. Entonces: ¿qué signos son de primera necesidad y cuáles no? Reformulando la pregunta de esta forma es que podemos situar en planos análogos a la libertad, al ornato, al aire y a la indumentaria.

6.
Si existen productos industriales de amplio consumo (funcional o puramente decorativos) y otros de prestigio, ¿sucede lo mismo en productos de diseño gráfico? ¿Amplio consumo en diseño gráfico? Ejemplos. ¿De prestigio en diseño gráfico? Ejemplos.
Todo objeto tiene una dimensión simbólica que supera a su dimensión funcional, y que en ocasiones se convierte en símbolo de ella. Esta demasía de sentido es inevitable. Una idea extendida nos indica que los relojes suizos son extremadamente precisos; esa idea de precisión preña al signo "Suiza". El marketing trabaja desde hace tiempo con la espectacularización del uso, con la pornografía de la relación costo-beneficio, su muestreo obsceno.
Otro ejemplo de esta demasía. Una encuesta busca respuestas con valor estadístico, pero al mismo tiempo funciona como símbolo de búsqueda. La encuesta de Joan Costa no es sólo una encuesta. En este momento es su signo. El micrófono del conferenciante, el martillo del carpintero, la silla del CEO de una empresa multinacional y la de su secretaria, la marca de un producto lácteo y su envase: ¿donde termina la función de estos objetos? ¿Legitimar no es una función? Si lo es: ¿qué resulta de primer orden y qué secundario para acompañar la idea de legitimidad?

Para no sobreabundar ni aburrir más termino aquí por el momento. Entiendo que las siguientes respuestas pueden desprenderse de mis respuestas anteriores. Pero como la comunicación en general tiene poco que ver con lo que uno se imagina, esto bien puede no ser así.

DG Carlos Carpintero
www.remadg.com.ar