19/02/2006

Surfin' bird


En "Censorshit" de "Mondo Bizarro", Joey cantaba "Ask Ozzy, Zappa, or me". Hoy sólo podríamos preguntarle a Ozzy. Y nos respondería "well... erh... and'ah... well... you know."

16/02/2006

Suckin' soccer


Empieza otra vez. Esa fiebre que todo lo suma y todo lo consume. Esa fiebre que promete con/sumar el sueño del dios y el semental coincidiendo en un team de representantes del ser nacional (odio todas las palabras de la última oración). Yo mismo me voy a narcotizar, a devorar el opio de Umberto Eco.
Los sueños van estallando y al final no queda más que un mar de lágrimas y un ganador por penales. Tanto por tan poco. Brindan los vendedores de televisores por el incremento en las ventas. Luz mala.

Mr. i


El colega Victor García relataba la siguiente anécdota durante un almuerzo post-T-convoca del año pasado: "Los chinos suelen dejar un pequeño bollo remanente de comida en el recipiente dedicado a la cocción de los alimentos. Tal vez para darle más sabor al siguiente menú. Así es como vienen comiendo, generación tras generación, un mismo largo plato."
Similar consideración sobre refritos, futuro-ayer, reflujo gastroesofágico y pasado-presente es válida para la lengua. Estaba esperando el siguiente episodio de la saga "Los Increíbles", pero acabo de notar que en realidad ya lo pasaron varias veces.

07/02/2006

Aléjate de la luz, Nemo



La Modernidad es obstinada, reaparece con nuevas nomenclaturas que malamente dan cuenta de su nuevo aspecto: post, sobre, trans. Hablemos en este momento de la modernidad en su versión old-fashion, de Kant, de aquello cognoscible y de aquello que está más allá del conocimiento. Usemos slogans, de manera irresponsable: la realidad en sí no existe, la realidad-real es inaccesible. Lo accesible al conocimiento es el fenómeno, lo nouménico es incognoscible. Y de allí pasemos al padre de la semiótica: Charles Sanders Peirce. Según nuestro colega diseñador Alejandro Lo Celso, esta ciencia (luego de los coletazos de Eco) viene muy devaluada [http://www.sudtipos.com.ar/articles-14.htm]. Es probable que tal consideración sea válida si tomamos la versión instrumental y penosamente maltratada de la semiótica en algunos textos corporativos. Pero si hablamos de la Semiótica como ciencia, no coincido. La semiótica, por estar en relación con todo aquello que es fundamentalmente una mentira, nos ayuda a reflexionar sobre prácticas como el Arte (en tanto "artificio", siguiendo al formalismo ruso) y el Diseño Gráfico. Saber diseñar es saber mentir: construir algo y ocultar su carácter de constructo.
Así es como podemos liberar al signo "marca" de su pesada carga de responsabilidad y pensarla como un eslabón más en una larga cadena que no inaugura ni concluye. Incorporando otros matices que facilitan nuestro obrar, como lo imprevisible de la deriva semiótica. No trabajamos a pesar de ella sino gracias a ella.
La mentira y la fortuna, dos elementos que el buen diseñador-apostador debe tener de su lado para salir airoso en la comunicación, el juego de los juegos.

05/02/2006

Rape me


OK, es suficiente. Basta de Rosewood & Rosewood Fill, amigos. ¡Yo acuso!

03/02/2006

Mindfuckers


Drogas de diseño. Mis paseos mentales aun no logran nombrar la droga perfecta de esta década. Reefer y ácido lisérgico en los '60 (lo gregario y lo psicodélico), la oh-so-british heroine y anfetaminas en los '70 (disco-baby-disco, bola de espejos y piso con luces), cocaine en los '80 (lo frío –cool–, látex, sintetizadores-sintéticos) y crack-pipes en nigga-breakdancer-mode, skunk de Benelux y éxtasis para las raves en piscinas vacías de los '90.
Si en los '70 en "pavor nocturnus" era una rare disease, la dictadura de los laboratorios y su so-called-legalidad impuso el consumo de nuevas patologías como los panic attack en los '90, para los que cocinó IMAO y ISRS por toneladas (inhibidores de la monoaminooxidasa e inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina) junto al nuevo arsenal de mindfuckers: ¿para qué queremos ya el coma insulínico de Sakel?
Ansiolíticos e hipnóticos: Rohypnol, Alprazolam, Clonazepam, Prozac, Valium... todo suena a viejo, a señora en su departamento de barrio norte mal iluminado y mugriento porque la doméstica ya no viene. ¿Qué nos queda? Las "drogas de diseño" tienen la actualidad de la Quadra y la Performa de Apple Macintosh. Mi pregunta para la década del 0: what's left?

Respuestas a mi pager, por favor.