17/11/2006

Bangalore returns once again

Hoy me llegó al estudio un ejemplar de un libro cuya portada hice hace un buen tiempo. ¡Si, si, papel impreso! Ya lo extraño, con tanto pixel obsceno. Recordé que allí eché mano a los dingbats de Death in Bangalore y Desprecio para estructurar la tapa. Qué bueno es tener disponibles las propias ilustraciones en pluma a modo de librería. He visto desde papeles de regalo hasta folletos de teatro con estos freaks, lo cual no hace más que abonar mi certeza, que es la de Saussure: los signos no tienen médula.